Conceptos

Emisor:
Es aquel objeto que codifica el mensaje y lo transmite por medio de un canal hasta un receptor, perceptor o observador.
Hace referencia a aquel o aquello que emite. El concepto emitir se refiere a la manifestación de sonidos, opiniones, visuales o enunciados. El emisor envia un mensaje al receptor quien esta en condiciones de procesarlo e interpretarlo.

Receptor:
Será aquella persona a quien va dirigida la comunicación, este realiza un proceso inverso al del emisor, ya que descifra e interpreta los signos elegidos por el emisor, es decir, descodifica el mensaje.

Ruido:
Es el sonido no deseado por el receptor y que le molesta para la recepción del sonido en el que está interesado.
Sensación auditiva inarticulada generalmente desagradable. En el medio ambiente, se define como todo lo molesto para el oído. Desde ese punto de vista, la más excelsa música puede ser calificada como ruido por aquella persona que en cierto momento desee o no oírla. En el ámbito de la comunicación sonora, ruido es el sonido o cualquier otro vehículo de información que no contiene información clara que el receptor sea capaz de identificar, individualizar o comprender, aunque sí sea deseado.

En informática, ruido son los datos sin significado, que se producen simplemente como un subproducto no deseado de otras actividades.
Ruido (comunicación) es la perturbación que sufre la señal en el proceso comunicativo.

Sonido:  
El sonido humanamente audible consiste en ondas sonoras que producen oscilaciones de la presión del aire, que son convertidas en ondas mecánicas en el oído humano y percibidas por el cerebro. La propagación del sonido es similar en los fluidos, donde el sonido toma la forma de fluctuaciones de presión. En los cuerpos sólidos la propagación del sonido involucra variaciones del estado tensional del medio.

La propagación del sonido involucra transporte de energía sin transporte de materia, en forma de ondas mecánicas que se propagan a través de la materiales sólida, líquida o gaseosa. Como las vibraciones se producen en la misma dirección en la que se propaga el sonido, se trata de una onda longitudinal.

El sonido es un fenómeno vibratorio transmitido en forma de ondas. Para que se genere un sonido es necesario que vibre alguna fuente. Las vibraciones pueden ser transmitidas a través de diversos medios elásticos, entre los más comunes se encuentran el aire y el agua. La fonética acústica concentra su interés especialmente en los sonidos del habla: cómo se generan, cómo se perciben, y cómo se pueden describir gráfica y/o cuantitativamente.

Reverberación

La reverberación es un fenómeno producido por la reflexión que consiste en una ligera permanencia del sonido una vez que la fuente original ha dejado de emitirlo.
Cuando recibimos un sonido nos llega desde su emisor a través de dos vías: el sonido directo y el sonido que se ha reflejado en algún obstáculo, como las paredes del recinto. Cuando el sonido reflejado es inteligible por el ser humano como un segundo sonido se denomina eco, pero cuando debido a la forma de la reflexión o al fenómeno de persistencia acústica es percibido como una adición que modifica el sonido original se denomina reverberación.
La reverberación, al modificar los sonidos originales, es un parámetro que cuantifica notablemente la acústica de un recinto. Para valorar su intervención en la acústica de una sala se utiliza el «tiempo de reverberación». El efecto de la reverberación es más notable en salas grandes y poco absorbentes y menos notable en salas pequeñas y muy absorbentes.
Es probable que la sensación de reverberación en nuestro cerebro esté asociada a la calidez y seguridad que sentía el hombre primitivo hace millones de años atrás, cuando se protegía en las cavernas y convivía diariamente con este fenómeno acústico.
 
Absorción: 
Es un fenómeno que afecta a la propagación del sonido. Cuando una onda sonora alcanza una superficie, la mayor parte de su energía se refleja, pero un porcentaje de esta es absorbida por el nuevo medio. Todos los medios absorben un porcentaje de energía que propagan, ninguno es completamente opaco.
 
Materiales acústicos: 
Los materiales y estructuras acústicas se pueden describir como aquellos que tienen la propiedad de absorber o reflejar una parte importante de la energía de las ondas acusticas que chocan en las superficies. Material no metálico blando o perforado, que forma una capa absorbente y permite eliminar los ecos. Se clasifican como porosos, rigidos, mixtos y de varacion gradual.

Refracción: 
Es el cambio de dirección que experimenta una onda al pasar de un medio material a otro. Sólo se produce si la onda incide oblicuamente sobre la superficie de separación de los dos medios y si éstos tienen índices de refracción distintos. La refracción se origina en el cambio de velocidad de propagación de la onda.
 
Eco:
El eco es un fenómeno acústico producido cuando una onda se refleja y regresa hacia su emisor. Puede referirse tanto a ondas sonoras como a electromagnéticas.
En el caso del oído humano, para que sea percibido es necesario que el eco supere la persistencia acústica, en caso contrario el cerebro interpreta el sonido emitido y el reflejado como un mismo sonido. El mínimo retardo necesario entre ambos sonidos varía desde alrededor de 100 ms para sonidos secos hasta varios segundos para sonidos complejos, como la música. Si el sonido ha sido deformado hasta hacerse irreconocible, se denomina reverberación en vez de eco.
Repetición de un sonido por la reflexión de las ondas sonoras.
Onda electromagnética reflejada de modo tal que se percibe como distinta de la originalmente emitida. 

Reflexión: 
Una onda se refleja (rebota al medio del cual proviene) cuando se encuentra con un obstáculo que no puede traspasar ni rodear.

Se entiende por reflexión el cambio en la dirección de propagación que experimenta una onda al encontrarse con un obstáculo adecuado a su naturaleza y de tamaño mucho mayor que su longuitud, en esta caso la onda se encuentra siempre en el mismo medio.

Resonancia: 
Intensificación y prolongación de un sonido producido por vibración.
En acústica, la resonancia es el reforzamiento de ciertas frecuencias sonoras como resultado de la coincidencia de ondas similares en frecuencias, es un caso particular de resonancia mecánica.
En música, la resonancia musical se refiere a los sonidos elementales que acompañan al principal en una nota musical y comunican timbre particular a cada voz o instrumento musical.

Colores Kelvin Karla González 08-0231 Luis A. Sanchez 08-0054

La temperatura de color de una fuente de luz se define comparando su color dentro del espectro luminoso con el de la luz que emitiría un cuerpo negro calentado a una temperatura determinada. Por este motivo esta temperatura de color se expresa en grados Kelvin, a pesar de no reflejar expresamente una medida de temperatura, por ser la misma solo una medida relativa.

Cuando el físico británico William Kelvin calienta un bloque de carbón. Brillaba en el calor, produciendo una gama de colores diferentes a diferentes temperaturas. El cubo negro produjo por primera vez una luz roja tenue, aumentando a un amarillo brillante a medida que la temperatura subió, y con el tiempo produce un resplandor azul brillante en blanco en las temperaturas más altas. Es por esto que el color rojo dura mucho menos en calentarse que el azul, debido a que el azul le toma mas tiempo en calentarse.

La temperatura de color correlacionada (medida en grados Kelvin) o temperatura de color es una medida científica para describir el nivel de “calidez” o “frialdad” de una fuente lumínica. Se basa en el color de la luz emitida por una fuente incandescente. Al calentar una pieza de metal (un radiador de cuerpo negro teórico), cambia de color rojizo a naranja, amarillo, blanco, blanco azulado. El color de la luz emitida por un objeto incandescente depende sólo de la temperatura. Podemos usar esta medida para describir el color de una fuente de luz por su “temperatura de color”.

Humedad Karla Gonález 08-0231

Se puede entender por humedad de filtración  aquella que se produce por 
el acceso de agua a través de huecos o grietas constructivas y que 
normalmente da lugar a manchas.Es frecuente que se produzca en los 
encuentros en techos no correctamente impermeabilizados, así como 
en juntas constructivas entre distintos elementos, por rotura de los 
cerramientos o acabados.

En otros casos ocurre por el proceso en que el agua sube del suelo a 
través de los materiales porosos (ladrillos y juntas). Esta agua 
atraviesa los cimientos, sube por los muros y provoca el desprendimiento 
del revestimiento a nivel de los zócalos y las paredes.

Tener subidas capilares en las paredes provoca un desgaste acelerado de 
los materiales de construcción y de las juntas, lo cual puede ser un peligro 
para la resistencia estructural este acontecimiento logra destruir las 
instalación eléctrica, daños en muebles, marcos de madera, puertas, ventanas, 
objetos almacenados, aparatos eléctricos, etc.

Muchas coacciones la razón de las filtraciones es por no tener encuentra el 
estado climático y natural que esa edificación recibe y no se han tomado las 
medidas adecuadas para que las vivienda no reciba tal daño.