Hotel de Hielo

This slideshow requires JavaScript.

No importa en cuál región del planeta se encuentre, el ser humano siempre ha tenido la necesidad de buscar o edificar estructuras de refugio para resguardarse de las incidencias del tiempo. En las zonas nórdicas del planeta se encuentran diversas tipologías de refugios particulares de esta área, una de estas se destaca en particular sobre las otras por haber tomado un refugio tradicional y convertirlo en algo novedoso. El hotel de hielo está orientado directamente a suplir un servicio único y servir como punto de referencia turístico a nivel mundial y una representación de la cultura donde se sitúa.

El concepto de este hotel es el de utilizar la nieve y el hielo como material principal y como medio de expresión. El hotel del hielo no es un simple lugar de hospedaje, es una manifestación artística llevada al más alto nivel, arte habitable. Todos los sentidos son puestos a prueba, y los usuarios son expuestas a experiencias novedosas y únicas.

Es edificado en zonas nórdicas, específicamente en la zona del Círculo Ártico y en zonas muy elevadas, donde las temperaturas permanecen muy bajas durante un buen período de tiempo. Generalmente es construido y puesto en funcionamiento entre los meses de noviembre y mayo, cuando las temperaturas bajan hasta los -10° C.1 A pesar de ser completamente de hielo y de ubicarse en zonas de temperaturas muy frías, la temperatura interior se mantiene constante entre -2° y -5° C.

El hotel está destinado a ser un lugar de retiro y de contemplación. Varios hoteles de hielo poseen dentro de sus facilidades capillas, galerías, bares, y saunas. Está destinado a un público aventurero que disfruta de la naturaleza, y que disfrute realizar actividades al aire libre. Objetos de todo tipo desde vasos, hasta camas, son realizados por artistas del hielo de todas partes del mundo.

Para poder llevar el hotel a cabo es necesario un alto nivel de tecnología. Se necesitan alrededor de 1,500 toneladas de nieve, y 300 toneladas de hielo cristalino para edificar 3,000 m2 de espacio interior.2  Todo es construido a cielo abierto, utilizando los materiales disponibles en la temporada de invierno, el plan de construcción depende de la Madre Naturaleza, por lo que pueden haber variaciones en los planes.3

Este tipo de edificaciones poseen un misticismo y una energía que sólo pueden ser apreciadas y logradas cuando el hombre dialoga con la naturaleza, se aprovecha de ella, pero le retribuye. Es una aproximación moderna de cómo vivían nuestros ancestros, utilizando materiales surgidos de la naturaleza  y viviendo en armonía con su entorno.